En Casa

Tu jardín de aromáticas, ¡Plántalo en casa!

Tu jardín de aromáticas, ¡Plántalo en casa!

¿Quieres tener aromáticas en interior y no sabes cómo? Sí, todas se cultivan en exterior, pero si les proporcionas dentro de casa las condiciones a las que están acostumbradas te resultará fácil… y de gran utilidad.

Plantas-aromaticas

Las hierbas aromáticas y culinarias son algunas de las plantas más útiles que puedes cultivar y no es necesario renunciar a ellas por no contar con un jardín o un pequeño balcón: puedes cultivarlas dentro de casa y sacarles muchísimo partido, y es la mejor forma de contar con hierbas frescas durante el invierno y hasta que llega la primavera. 

Pero, aunque en exterior se trate de ejemplares de lo más resistentes, dentro de casa requieren unas condiciones de cultivo muy concretas y muchas más atenciones porque, no nos engañemos, no es su hábitat ideal. En cualquier caso, resulta un método más gratificante y económico que comprar las hierbas. Donde mejor están es en la cocina; la calefacción y la falta de ventilación son sus principales enemigos. Pero también brindan ventajas, como su facilidad para recuperarse. 

El ambiente húmedo favorece su crecimiento y compensa la falta de aireación; además, suele ser una habitación sin calefacción y que se ventila con frecuencia. Si a ello unimos que a las aromáticas no les afectan los cambios de temperatura, ya tienen destino: la cocina, donde se pueden cultivar casi en las condiciones de un invernadero y las tendrás siempre a mano para usarlas en tus guisos diarios.

Lo que necesitan

1.Máxima iluminación durante la mayor parte del día. Coloca las macetas individuales o las jardineras en el alféizar de una ventana.

2.Ventilación adecuada, para que las plantas se mantengan libres de plagas y enfermedades y tengan un crecimiento sano.

3.Macetas de barro para su cultivo, que mantienen más fresca la planta durante los días más calurosos que pasan en el interior.

4.Pasar fuera los meses cálidos; lo ideal es desde la llegada de la primavera hasta principios del otoño, para volver al interior antes de los primeros fríos, escalonadamente según la zona.

 

Lo que debes evitar

1.Su proximidad a los fogones para que no sufran cambios bruscos de temperatura ni vapores calientes, perjudiciales para su salud.

2.Las corrientes de aire, que hagan que la planta transpire en exceso y evitando el chorro directo de un aire acondicionado o de un calefactor.

3.El sol directo durante los días más calurosos, ya que las raíces llegan a alcanzar altísimas temperaturas si están cultivadas en contenedores de plástico, lo que supone su muerte segura.

4.El encharcamiento: la gran mayoría de las aromáticas son especialmente sensibles al exceso de riego y toleran mejor cierta sequía

Deja un comentario