En Casa

ASÍ PARECE MÁS GRANDE

ASÍ PARECE MÁS GRANDE

Tiene truco: una buena reforma. Una galería y dos terrazas, que estaban desaprovechadas, fueron la clave del cambio de este piso. Al incorporarlas al interior se ganaron metros para ampliar los dormitorios; en la zona de estar se optó por unir cocina, salón y comedor.

salon mas grande

LOS SUELOS, IMPORTANTES


Para lograr la máxima amplitud se dividió la casa en dos, con una zona de día y otra de noche. La primera integra recibidor, salón, comedor y cocina con office. Para ordenar estos usos se recurrió a distintos tipos de suelo, instalando un porcelánico gris en la cocina, en contraste con la tarima del resto.

 

Los dueños compraron este piso de segunda mano y su estado era bueno, pero enseguida se dieron cuenta de las posibilidades que tenía para aprovechar mejor la luz y el espacio. Esther, la propietaria se atribuye el diseño del interior, pero reconoce que el mérito fue compartido: la parte técnica la desarrolló su marido, arquitecto técnico, y que su hija eligió su propio mobiliario.

CÓMO SE HIZO LA REFORMA

“Planificamos todo antes de empezar la obra. La reforma fue prácticamente total; solo conservamos los tabiques. El resto se modificó, incluidas las instalaciones, los revestimientos y la carpintería interior”, explica Esther. “A excepción de la cocina y el baño, donde utilizamos materiales cerámicos para los revestimientos, la casa se pavimentó con una tarima de roble de dos lamas”. El cambio principal fue la incorporación al interior de una galería y dos terrazas. El objetivo era conseguir más metros y luz en el nuevo espacio de día común, en el que conviven cuatro usos –estar, comedor, cocina y office– independientes en su función. “Queríamos conseguir un espacio social abierto y cómodo para disfrutar de la vida cotidiana y de los amigos, con al menos ocho plazas en el comedor, pero nos limitaba la amplitud que pretendíamos para los dormitorios”, cuenta. La solución fue unir cocina y salón, evitando que la encimera de trabajo quedase a la vista y diseñándola con mucho cuidado.

CÓMO SE DECORÓ
La reforma también quería cubrir el aspecto de la decoración, con piezas  elegidas una a una con mucha intención. “Nos gustan los muebles sencillos y seguimos en esa línea, pero cuidando las calidades. El sofá, por ejemplo, es de piel, para hacerlo resistente a los ataques de nuestros hijos”. 
La segunda premisa era crear una casa muy adaptada a las necesidades de cada miembro de la familia, y esto se mantuvo en la zona de noche, que incorpora detalles como una pared de pizarra en el dormitorio infantil para que el pequeño pinte, y un mobiliario juvenil elegido íntegramente por la hija mayor.

BASE BLANCA + COLOR
En toda la casa se utilizó el color blanco en paredes, techos y muebles para dar luminosidad y amplitud. Se contrastó con algunos detalles en rojo, como la pared del recibidor o los sofás de piel de Natuzzi. La mesita del rincón es de La Oca; la butaca, de Habitat; y las sillas, de Upoh.

 

 

COCINA CON MESA Y TABURETES 

Para aprovechar la cocina al máximo y modernizarla, se colocó una mesa alta y taburetes para el desayuno, la cena…, colgando una televisión en la pared, para que no quitara espacio en la encimera. Los taburetes no son los cuatro iguales: se jugó con el blanco y el negro. Los muebles, en un gris muy claro.


 

 

TONOS EN CONTRASTE 

La zona de los hijos se ha personalizado con detalles de color. Este es su cuarto de baño. En el suelo, porcelánico rojo, que se escogió a juego con la encimera de vidrio y los complementos.   

Deja un comentario