En Casa

Acertar con el color de Casa

Acertar con el color de Casa

¡Qué importante es esta elección! Será el gran protagonista de la decoración. Para que lo combines con éxito, te proponemos diferentes opciones en un mismo comedor, y te damos las claves de cada una.

Acertar con el color

TURQUESA + ARENA
El color azul en cualquiera de sus tonos transmite calma. Te irá bien en la pared del comedor si tiene suficiente luz natural y no es muy pequeño. Puedes jugar a pintar solo una pared en este tono, la que esté junto a la mesa y las sillas, y el resto del salón, en beis o crudo. Como contraste, combínalo con toques en arena (en la mesa y/o las sillas, los marcos de los cuadros…), un color neutro que resta intensidad al azul turquesa.

 

 

VERDE + AMARILLO
Estilo joven, divertido, alegre, atrevido. Los protagonistas: el verde intenso (en la pared) y el amarillo (en lámpara, sillas, tiesto, jarrón…), dos tonos muy vivos. Darán mucha luz al comedor, perfecto, pues, si no tiene suficiente de forma natural. Los muebles, eso sí, han de ser absolutamente neutros: blancos y sencillos, para no añadir más colores ni más elementos que atraigan la atención.

 

 


FRAMBUESA + CAQUI
Solo apto para comedores espaciosos y luminosos, y mejor exclusivamente en la zona donde están la mesa y las sillas, no en todo el salón. El frambuesa es un tono muy bonito, pero con mucha fuerza. Le damos “personalidad” y modernidad combinándolo con verde caqui (en una pared lateral a la que le dé la luz de frente, en la alfombra, en las estanterías…), un tono apagado pero elegante. Los muebles, neutros, en blanco, para no sobrecargar más.

 

 


PIEDRA + NARANJA
Los tonos piedra son neutros, pero tienen más intensidad y pueden resultar más acogedores que un crudo o un blanco. Será una buena elección si tu comedor no tiene mucha luz (¡ojo! Si no tiene nada de luz natural, opta siempre por el blanco). Combínalo con naranja, lleno de vitalidad (y de plena moda en decoración) que lo iluminará y “subirá el ánimo” de la habitación. Muebles: claros (blanco, crudo) si quieres más luz, o en marrones si no te importa que el ambiente quede más apagado. 

 

 


MORADO + BLANCO
¡Mucha atención! Antes de decidirte por este tono o cualquier de la gama (violeta, fucsia, etc.) –bonitos, alegres, llenos de vida, originales, pero intensos–, piensa que: 1) puede cansarte, así que debes estar muy convencido, y 2) conviene ponerlo solo en una pared o en una parte de la pared (entre dos muebles o estanterías, por ejemplo). El resto de la decoración ha de ser ligera, sin excesos, y limpia, con muy pocos elementos. Los muebles, blancos y de líneas sencillas.

Deja un comentario