En Casa

6 ideas para cuidar la terraza en otoño

6 ideas para cuidar la terraza en otoño

cuidar la terraza en otoño

1-NO DEJES QUE LA TIERRA SE SEQUE DEL TODO

En esta época y durante el invierno debes tener en cuenta, a la hora de regar, que el agua de la base no llega a evaporarse. Para acertar con el riego, lo mejor es seguir unas pautas generales según tengan las plantas flores o no. Así, para las plantas en flor, no dejes que la tierra se seque. Cuando riegues, protege los tallos, las hojas y las flores del agua. En el caso de las plantas de hoja, toca la tierra antes de regar y cuando notes la superficie seca, entonces aporta el agua.

 

2-ABONA ANTES DEL DESCANSO INVERNAL

Para mantener las plantas en forma, nada como una buena dosis de abono de larga duración. Renovará sus fuerzas y les ayudará a sobrellevar mejor el invierno. Puedes elegirlo de diferentes tipos: granulado, que se añade a la tierra antes de plantar; en palitos o clavos, que se entierran en el sustrato de las macetas hasta la mitad; en polvo, que se aplica directamente en la tierra humedecida y con cuidado de que no toque hojas ni flores y, por último, en líquido, rociando las hojas, siempre y cuando no tengan pelos. Pero, recuerda, siempre que abones hazlo con el sustrato húmedo para que no queme las raíces.

3-LIMPIA Y PODA LOS ARBUSTOS

Elimina las partes muertas o enfermas. Corta los vástagos larguiruchos y cruzados por encima del nivel del sustrato. Los arbustos que ya han pasado su floración, como forsitias, celindas y espíreas, y que están demasiado poblados, una poda anual los mantendrá compactos. Reduce un tercio de los tallos y elimina los más viejos. Recorta hasta donde esté creciendo uno nuevo o a ras del suelo si está muy viejo o la mata muy poblada.

 

4-TRASPLANTA LOS ESQUEJES CON RAÍCES

Si tienes esquejes en agua y ya han desarrollado raíces o si han brotado las semillas de sus semilleros, trasplántalos ya. Llena las macetas con sustrato rico en nutrientes, comprímelo utilizando, por ejemplo, la base de otra maceta, y ahueca la tierra con un plantador. Coloca cada plantita sujetándola con cuidado de las hojas, no del tallo, y riega. Para que se establezcan correctamente dentro de su nuevo hogar, un lugar cálido, húmedo y resguardado de la luz directa sería lo más conveniente para las macetas.

 

5-PLANTA YA TULIPANES, NARCISOS…

Y tendrás flores nada más acabar el invierno. Los bulbos crecen igual de bien en recipientes como en el suelo teniendo en cuenta lo siguiente: elige un macetón con bastante fondo y buen drenaje. Añade el sustrato y coloca los bulbos. Ten en cuenta su tamaño: deja tulipanes y narcisos más abajo. Echa más tierra y coloca arriba los más pequeños, como crocus. Termina de rellenar con sustrato y riega.

 

6-CUBRE LAS PLANTAS ANTE EL FRÍO

Como las plantas en maceta son más sensibles a las heladas que las cultivadas en el suelo, debes protegerlas en cuanto comiencen a bajar las temperaturas. Para resguardar las raíces, una buena idea es colocar la maceta en un recipiente mayor, o puedes recurrir a un acolchado de hojas secas. Para que el frío no dañe los tallos, átalos y cubre la parte aérea con plásticos, pero retíralos durante el día, sobre todo en las horas centrales.

Deja un comentario